Dependencia de estimulantes sexuales

El abuso en el uso de estimulantes sexuales en la juventud, generalmente sin necesitarlos, tiende a la dependencia como implicación negativa desde el punto de vista sicológico, pues lapersona comienza a aprender que si no es con una ayuda no puede responder, lo que genera un proceso de condicionamiento.

La advertencia la hizo anoche el sicólogo y profesor universitario Luis Bergés, al participar en La Esquina Joven, acompañado del urólogo Wilton Cabrera y la cardióloga Ingrid Valdez.

Los especialistas admitieron como una realidad el creciente uso de productos para la estimulación sexual, con el riesgo de que mayormente no son fármacos indicados por médicos.

Bergés explicó que con el tiempo las personas que usan esos productos estimulantes comienzan a desconfiar del potencial normal y el curso natural que tiene su respuesta sexual para darle prioridad a lo que se le está ofreciendo desde fuera.

El urólogo Wilton Cabrera y la cardióloga Ingrid Valdez coincidieron en que los productos para la estimulación sexual sólo deben ser usados exclusivamente por personas que los necesitan.

Sin embargo, estos médicos indican que no se ha comprobado que estos productos, utilizados por personas en óptimas condiciones de salud, provoquen algún daño orgánico.

Problemas de disfunción sexual pueden padecerlos personas con problemas cardíacos, falsemias, diabetes, fallo renal.

Normalmente, a mayor edad de las personas se producen mayor cantidad de disfunción eréctil, dijo la cardióloga Valdez.

Productos como la Viagra, La Pela, Erec-F, Tres P y La Viga, producen un aumento del llenado de los cuerpos cavernosos del pene por flacidez del músculo liso.

Un reportaje de la periodista de HOY, Altagracia Ortiz Gómez, advertía a finales de enero pasado sobrela alarmante compra de medicamentos para la estimulación sexual en jóvenes menores de 20 años de edad, aunque los urólogos y cardiólogos no tienen registros de que haya enfermedades causadas por el uso y abuso de ese tipo de fármacos.

El fármaco La Pela es uno de los más usados y su precio es de RD$50.00 por unidad. Se estima que aumentó la venta por la promoción que se le hizo durante la pasada temporada de béisbol criolla.

Urólogo

El urólogo laparoscopista Wilton Cabrera Cruz, egresado del hospital José Cabral y Báez, de Santiago. Estudió en Chile, y actualmente labora en CEDIMAT.

La juventud lo primero que debe tener es orientación de lo que significa, de qué composiciones tienen, por qué no se deben usar desmedidamente y por qué no les conviene, por su edad, el uso de esos medicamentos, dijo.

Aunque no tienen sus riesgos o peligros tan acentuados hay personas predispuestas que no lo saben, y podría crearle algún problema en el organismo, dijo el urólogo Cabrera.

Después de los 30 años de edad pueden haber condiciones como la diabetes, factores sicológicos que requieren ayuda, pero generalmente las personas de más de edad, a partir de los 50 y 60 años, son las que afrontan mayor dificultad para tener una erección, expresó.

Cardióloga

La cardióloga Ingrid Valdez Ramírez es egresada del hospital Salvador B. Gatier, del Instituto Dominicano de Seguro Social. Hizo cardiología intervencionista durante dos años en el Instituto Nacional de Cardiología, en México. Actualmente labora en el Centro de Diagnóstico, de Medicina Avanzada y Telemedicina, en la Plaza de la Salud.

Es cierto. Pienso que la preocupación es válida y más que suficiente para hacer actividades como estas, sin embargo, como médico cardiólogo no puedo francamente decirle a un grupo de jóvenes: No los utilicen (estimulantes sexuales) porque les hace daño desde el punto de vista orgánico, sostuvo.

No observa ninguna utilidad en el uso de esos productos, cuando la persona está en plena facultades y capacidad de respuesta sexual. Exhortó a los jóvenes que cuando se sientan desconfiados de su rendimiento sexual acudan al urólogo. En caso de que este especialista no encuentre ningún problema, entonces lo referirá a un sicólogo.

Primero orientarse y educarse al respeto y dejarse llevar por los mensajes publicitarios. De acuerdo a la médico, no es que una elevada edad de una persona sea sinónimo de disfunción eréctil, sino que la presencia de algunas enfermedades que aumentan su incidencia a mayor edad de las personas. Son estas enfermedades hipertensión arterial, fallo renal, diabetes, insuficiencia vascular periférica.

Incluso, explicó la cardióloga Valdez, la disfunción eréctil es prácticamente considerada un equivalente de falla de la parte fisiológica normal de la circulación.

Es decir, si tengo un paciente con disfunción eréctil, y sin ningún otro problema de salud, puedo decir con toda seguridad que en unos años puede desarrollar problemas de arterias coronarias y periféricas, precisó.

Sólo un 20 ó un 30% de estos pacientes llega al urólogo, dijo la cardióloga Valdez.

Sicólogo

El licenciado Luis Bergés es profesor de la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD) en el área de Sicología, donde imparte las asignaturas terapia familiar y ética para los sicólogos. Además, supervisa los procesos de formación práctica que tienen los sicólogos de esa universidad.

En el Consejo Nacional de Drogas desarrolla programas para la juventud. En el ámbito privado, es terapeuta del Centro Profesional Sicólogos Unidos Incorporados. El uso indiscriminado de estimulantes sexuales altera las maneras naturales de una relación sexual, insistió el sicólogo Bergés.

Puede dejar una sensación de infelicidad en los usuarios del procuto por creer que no están haciendo las cosas como deben. Bergés cree que hay que incentivar cada vez más que se fortalezcan cada vez más las cosas que son normales y naturales. Y no darle vigencia a aquello que es artificial e innecesario, agregó.

Se da un proceso de desnaturalización de lo que es la respuesta sexual normal desde el punto de vista sicológico, y se difunde una falsa concepción de lo que es la respuesta sexual.

Fuente